Pages

sábado, 27 de abril de 2013

La abrumadora reforma al artículo 27

Hace unos días La Cámara de Diputados de México aprobó una reforma un tanto inquietante. El artículo número 27 de la constitución política fue modificado para que extranjeros pudieran comprar tierras en la llamada zona restringida, que son 100 kilómetros en la frontera al interior del país y 50 km en litorales.

Es un tanto abrumadora porque el dato es más que inquietante: 10% de la poblacón estadounidense tiene arriba de 1 millón de dolares, suficiente para comprar varios metros de tierra en esta posición (véase el cartél).

A lo largo de la historia se ha visto como los más poderosos se hacen de los recursos del otro. Bien enseñado es el caso de los romanos con sus vecinos, los aztecas con los señoríos circundantes a su territorio e incluso lamentablemente las raíces de nuestra nación están apoyadas en parte por el crecimiento del imperio español.

Pero al César lo que es del César, la historia se escribe y cuenta para no repetirla, no emularla. Puesto que ahora el modo colonialista de los siglos pasados es diferente al modo colonialista de ahora, es común ver que naciones más grandes como Estados Unidos y China mantienen mediante avasallamiento a diferentes naciones mediante circunstancias políticas y económicas.


De manera horrible nuestro gobierno es un gobierno masón instaurado desde el siglo XIX por Juaréz ayudado por Estados Unidos. Desde ese entonces la maldición de este país es lamentablemente su vecino, cuando debería ser un binomio (trinomio, considerando Canadá, polinomio toda América) de vecinos de ayuda mutua. Vivir junto a un abusivo ha sido una de las mayores pesadillas de este país. Como dijera Porfirio Díaz: pobre de México, tan lejos de Dios tan cerca de Estados Unidos.

 
Es claro que un estado de apoyo sionista y masón como lo es Estados Unidos de alguna manera interviene sobre nuestra política, implícita o explícitamente. Por mucho tiempo México ha cedido parte de sí a favor de estos imperialistas, hemos permitido la creación de colonias de exclusiva para esta gente como si de regalar un pedazo de terreno se tratará, intento además de siempre hacernos menos, no muy lejos tenemos a Ajijic. 


Sin embargo todo toca un fondo, y ahora ha llegado ese punto. Se aprobó la reforma del artículo 27 en la cual se permite la venta de inmuebles playeros a extranjeros. Sabemos que en parte a muchos extranjeros no les importa tener una propiedad tan lejana como en México, pero sabemos que hay un grupo de hipócritas que sí les interesa, y mucho. 


El momento de defenderse es ahora, tratemos por todos los medios posibles impedir que una reforma de tal barbarie sea aprobada por el senado. Ser una persona patriótica no se trata de asistir a todas las fiestas patrias ni de apoyar al equipo nacional en cada juego, se trata de realmente trabajar y colaborar para hacer crecer tu país, porque solo así las naciones crecen y van desde el individuo, la familia y la sociedad.


Afortunadamente estamos a tiempo, la Cámara de Senadores aún no la aprueba. Se hizo una firma de peticiones por internet, en la cuál está muy cerca de cumplir con su cometido: impedir que se haga tal venta del patrimonio de la nación, todos podemos disfrutar de él y esto tiene que ser igualitario, como para nacionales y extranjeros. Al venderlo solo estamos perjudicando no solo a la sociedad sino al mundo. Como se que este blog lo siguen personas extranjeras, les pido porfavor que hagán +1 al post y que firmen y difundan la petición.



No permitamos que esto suceda.

 Saludos.