Pages

domingo, 10 de marzo de 2013

Una severa frase de Maximiliano I de México

 Maximiliano recibiendo a la comitiva del pueblo Kikapú, pintura anónima.


Dime ¿Por que prefieres a los estadounidenses? ¿Que viste en ellos que no viste en mi? ellos mataran a los indios como su fuesen animales, no se preocupan por bautizarlos ni educarlos, tú eres testigo de que yo sí me preocupe por ellos, protegí sus tierras, aprendí su lengua, ¿Por que entonces cuidas a los estadounidenses? Nuestros pueblos indios son mansos y buenos cristianos, ¿Eso no te mueve tu corazón? ¿Por que abandonas a México? ¿Donde esta la virgen de Guadalupe? Si no quieres apiadarte de mi, apiádate de tus indios. Los yanquis los mataran. Juárez matara a su propia raza. ¿Quieres eso? En su corazón persiste la urgencia por la sangre.
Maximiliano I de México
Convento de las capuchinas, Querétaro 16 de junio de 1867
"Imperio" Héctor Zagal 2012.

5 comentarios:

OBIERZO dijo...

Las alimañas siempre muerden la mano de quien les da de comer. Un ejemplo mundano a la frase y al cuadro expuesto, podria ser el de la mujer que abandona a su pobre, pero honrado y trabajador marido, para irse con el mujeriego y burgues vecino que tiene una empresa, pero que es maltratador y machista, solo porque este le ha comido el oido con promesas de vestidos y riquezas.

J Aleksander von Hackstahl dijo...

Me parece más bien que Maximiliano fue un tanto ingenuo respecto a la política de un país que aún era muy inestable.

OBIERZO dijo...

Pero tampoco me podras negar que la lealtad humana, casi siempre va en funcion de la cantidad de oro con que le llenan los bolsillos.

J Aleksander von Hackstahl dijo...

Es en efecto así Obierzo. Pero en este caso fue distinto: Maximiliano pretendía cambiar a México de una manera tan única, hacerla como a las potencias europeas de aquel entonces. Incluía muchas cosas, que no gustaban ni a los liberales (visión hacia EEUU) ni a los conservadores (visión hacia Europa), los principales actores políticos de aquel entonces.
Las cosas salierón mal, fue ejecutado en Querétaro más o menos en el mismo tiempo que la frase expuesta y el país termino siendo un objeto masón más, gracias a que Juaréz "vendió" el país a Estados Unidos.

Aún hoy se vive con la ceguera de quién fue realmente Maximiliano y Juaréz.

México, como muchos países de América, la han pasado muy mal en estas cuestiones. Tal vez sea el destino de los países hispanos estar desorganizados o en una incertidumbre casi constante. Pero me he preguntado ¿Y sí Iberoamerica vuelve a crear una fuerza como cuándo se era un imperio?

¿Qué visión tienen ustedes de América en el lugar donde usted se encuentra?

Luis Liborio dijo...

Sigo leyendo acerca de Maximiliano y no acabo de comprenderlo, me parece una figura extraordinaria de nuestra historia, no tengo certeza real de cuál era su proyecto de nación, pero me queda claro que buscaba hacer algo distinto a lo que se apostaba en la época.

Como cualquier gobierno tuvo errores, pero tenía convicción, aunque no siempre liderazgo y adolecía de ingenuidad. En este momento escucho la obra "Maximiliano y Carlota" de Arturo Rodríguez y solo me da hilo a la imaginación. Saludos,